Estrategias, modelos, herramientas de gestión y otra información necesaria para saber ¿cómo gestionar una empresa?

El concepto de cultura organizacional se define de varias maneras en la literatura especializada y no existe un consenso sobre una única definición.

Eliott Jacques ofreció por ejemplo una buena definición de la cultura organizacional hace casi sesenta años:

La forma, acostumbrada o tradicional, de pensar y de hacer las cosas, compartida en mayor o menor metida por todos los miembros de la organización, y que los miembros nuevos tienen que aprender y aceptar, por menos parcialmente, para ser aceptados como servidores de la empresa.

Esta definición destaca tres características importantes de la cultura organizacional: es aprendida, compartida y transmitida. Según Tomás (2004) la cultura es también dinámica y viva, es el producto de diferentes visiones que tienen los miembros en el interior de la institución y, como señala Garay (2009), se desarrolla en cualquier comunidad de individuos que interactúan y se relacionan al percibir objetivos, intereses, creencias, valores, rutinas y necesidades compartidas.

Peters y Waterman (1984) dicen que la cultura organizacional es un

“conjunto dominante y coherente de valores compartidos transmitidos por significados simbólicos como cuentos, mitos, leyendas, eslóganes y anécdotas”.

García Del Junco (2001), define la cultura organizacional como un

“conjunto de valores, creencias, representaciones, imágenes, experiencias, etc. que son percibidos, aceptados, asimilados y compartidos por los miembros de la empresa y que marcan una serie de normas que guían el comportamiento y la conducta de éstos”. 

Por otro lado, una aceptación mucho más precisa es la definición que propone Schein (1984), cuando afirma que

“la cultura organizacional es el patrón de  premisas básicas que un determinado grupo inventó, descubrió  o desarrolló en el proceso de aprender a resolver sus problemas de adaptación externa y de integración interna y que funcionaron suficientemente bien a punto de ser consideradas válidas y, por ende, de ser enseñadas a nuevos miembros del grupo como la manera correcta de percibir, pensar y sentir en relación a estos problemas”.

En otras palabras, la cultura de una organización es un sistema social que se basa en un conjunto central de convicciones y valores, que se desarrolló o aprendió como consecuencia de los esfuerzos de la organización a través del tiempo para afrontar su entorno. Su éxito en este sentido lleva a los miembros de la organización a considerar su manera de hacer las cosas como el mejor camino para enfrentar su entorno en el futuro (Goodstein, 1998).

cultura organizacional

Schein señala también que existen tres niveles a través de los cuales se puede comprender la cultura de una organización: 1) el nivel fáctico que incluye el comportamiento, 2) el nivel de valores y c) el nivel de supuestos básicos subyacentes. De éstos, sólo el primero – el fáctico – puede ser observado directamente. Los otros dos niveles – casi siempre inconscientes sólo pueden ser inferidos a partir de lo observable, incluyendo los valores que sólo se pueden evaluar indirectamente.

Reasumiendo, la cultura organizacional expresa los valores, políticas, reglas, creencias y las ideas sociales que los miembros de una organización llegan a compartir, y proporciona pautas de conductas y normas con las cuales los empleados operan para alcanzar objetivos de la organización generalmente compartidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: